Por imperativo legal te incordiamos con el tema de las cookies...
Aceptar Más información

sábado, 25 de mayo de 2013

El perfume: Historia de un asesino



 Esta novela me enganchó desde el principio, es uno de esos textos que, cuando te sumerges en su lectura, no puedes dejarla y no te queda más remedio que hacerlo del tirón.
 Su protagonista me provocó todo tipo de sentimientos hacia él: pena y compasión en los primeros años de su vida, admiración y envidia por su prodigioso don y su tenacidad para conseguir sus objetivos en la vida pese a las adversidades. Rechazo y odio hacia sus terribles acciones y, finalmente un horror espantoso en el desenlace de la historia.



 El perfume: historia de un asesino es la primera novela del escritor alemán Patrick Süskind, publicada en 1985 bajo el título original Das Parfum, die Geschichte eines Mörders. Inmediatamente se convirtió en un best-seller, traducido a más de cuarenta lenguas en todo el mundo.

 El perfume, dividido en cuatro partes y cincuenta y un capítulos, transporta al lector a un mundo con el que no está familiarizado, "el evanescente reino de los olores", a través de su protagonista, Jean-Baptiste Grenouille (grenouille significa rana en francés).


 Quizá los olores evoquen el privilegio de la invisibilidad. Antes del tacto, sucede el olor, como mensajero de una esencia que sabe desaparecer en el aire y ser agente de un gran poder. La seducción que despliega el olor es implacable: se instala en nosotros y sella su poderío en los tejidos de la memoria. Jean-Baptiste Grenouille tiene su marca de nacimiento: no despide ningún olor y por ello hace temer la presencia de algún demonio. Al mismo tiempo posee un don excepcional: un olfato prodigioso que le permite percibir todos los olores del mundo. Desde la miseria en que nace, abandonado al cuidado de unos monjes, Jean-Baptiste Grenouille lucha contra su condición y escala posiciones sociales convirtiéndose en un afamado perfumista.     Crea perfumes capaces de hacerle pasar inadvertido o inspirar simpatía, amor, compasión... Para obtener estas fórmulas magistrales debe asesinar a jóvenes muchachas vírgenes, obtener sus fluidos corporales y licuar sus olores íntimos. Su arte se convierte en una suprema e inquietante prestidigitación. Patrick Süskind, convertido en maestro del naturalismo irónico, nos transmite una visión ácida y desengañada del hombre en un libro repleto de sabiduría olfativa, imaginación y enorme amenidad. Su persuasión iguala la de su personaje y nos propone una inmersión literaria en el arco iris natural de los olores y en los turbadores abismos del espíritu humano.








La mayoría de las ediciones muestran en la portada la misma imagen: un detalle de la pintura Jupiter y Antíope de Antoine Watteau. La axila desnuda de Antíope simboliza la seducción por medio del olor corporal.















Fuentes:
  • lecturalia.com
  • es.wikipedia.org
0 comentarios
comentarios

Nos interesa tu opinión. Elige tu método favorito para dejar tu comentario:

Comentar con Blogger Comentar con Google+ Comentar con Facebook
© Algún que otro derecho reservado. 2013-2017. El Chatarras. Memorias de una vieja canción | Contacto | Aviso legal | Tecnología | Política de cookies | Volver ▲